felipe cutillas turpin

Wellington en Glasgow, la estatua coronada con un cono de tráfico

Wellington en Glasgow, la estatua coronada con un cono de tráfico

Es difícil cruzar la plaza Royal Exchange en Glasgow sin lanzar una mirada de asombro al monumento ecuestre de Wellington, coronado por un cono de tráfico. Pasado el primer instante de sorpresa es habitual que te preguntes porqué la escultura de Wellington en Glasgow tiene un cono de tráfico en la cabeza. También me sentí intrigado, por lo que a continuación te ofrezco la explicación.

La escultura es obra del artista italiano Carlo Marochetti y fue erigida en 1944 para honrar a Arthur Wellesley, el primero en portar el título de “Duke of Wellington”, dos veces Primer Ministro de Gran Bretaña y héroe nacional como Mariscal de campo que venció a Napoleón en Waterloo. Por ello Wellington tiene numerosos monumentos repartidos por el orbe anglófilo e incluso ciudades bautizadas en su honor.

El origen de este divertido tocado es incierto, pero las primeras pruebas fotográficas se remontan a principios de los 80. Todo hace indicar que fue el resultado de una ajetreada noche de bebida que acabó con algún borracho subido al pedestal y ciñendo a Wellington con su célebre accesorio. Sin embargo, ni se ha podido identificar al pionero ni nadie ha reclamado la hazaña, aunque muchos han seguido su estela y en cuanto Wellington aparece con la cabeza descubierta surge algún voluntario que acaba su noche de farra encaramándose a la estatua. Ellos dicen que es una muestra del irreverente sentido del humor de Glasgow, así como de su rechazo a la pomposidad -y a la autoridad en sí-.

El caballero y su hilarante sombrero se han convertido en todo un símbolo de Glasgow y su fama ha traspasado fronteras. En 2011 fue elegido por Lonely Planet uno de los “Top 10 Most Bizarre Monuments On Earth”.

Los habitantes de Glasgow (¿se dice glasgownianos?) tienen fama de divertidos. Circula una broma según la cual se divierten más en un funeral en Glasgow que en una boda en Edimburgo. Y saben incluso reírse de sí mismos. Por ello, en varias ocasiones han sustituido el inusual sombrero de Wellington por un cono dorado; como en 2012, para celebrar las medallas conseguidas por atletas escoceses en las Olimpiadas de Londres; o en 2014, con ocasión de la celebración de los Juegos de la Commonwealth que se celebraron en Glasgow.

Los políticos locales han basculado durante décadas entre una tibia permisividad y algunos intentos conservadores de acabar con el rito. Al fin y al cabo, la estatua sufría con los intentos de ser escalada, como informó la BBC. El gobierno municipal calculó que el coste para la ciudad de retirar el cono era de unas 10.000 libras al año -unas 100 libras en cada ocasión y repetido hasta cien veces-. Decidieron por tanto impedirlo en base a dos medidas: instalación de cámaras de vigilancia y elevar la escultura doblando la altura del pedestal. La ciudadanía protestó e inició una campaña llamada Keep The Cone que consiguió diez mil firmas en 24 horas, creando un grupo en Facebook con casi 90.000 seguidores. El consistorio no tuvo más remedio que dar marcha atrás en su proyecto.

Si hoy visitas Glasgow es probable que seas uno más de los fotógrafos sorprendidos del cono de Wellington, contribuyendo con ello a convertirlo en el icono de la ciudad. ¿Ya estuviste allí? Comenta, comenta…