felipe cutillas turpin

10 razones para compartir coche

10 razones para compartir coche
 
Con el combustible a precios siderales, el planeta moribundo y las relaciones personales en crisis, ¿no crees que deberías compartir tus viajes en auto? El concepto es sencillo: el conductor acepta pasajeros en su vehículo y a cambio recibe una ayuda económica para los gastos.
 
Diez razones para compartir coche:
  1. Ahorro. La mayoría de usuarios se acercan al carpooling atraídos por sus ventajas económicas. Según Comuto si se comparte un viaje habitual de casa al trabajo (unos 20 kms por día), cada usuario puede ahorrar unos 1500 € al año. Y por un viaje único entre Madrid y Barcelona, el conductor economiza 90 €.
  2. Sostenibilidad. En España el 80% de los viajes se realizan en auto privado y cuatro de cada cinco vehículos son ocupados tan sólo por el conductor. Cada coche que se comparte ahorra entre 182 y 223 gr de CO2. No hace falta ser Pitágoras para concluir que la contaminación se rebaja compartiendo el vehículo.
  3. Seguridad Vial. Un estudio de la aseguradora MAIF refleja que un conductor que lleva a alguien consigo es más tranquilo y menos agresivo que uno que no comparte el vehículo. Viajar acompañado provoca una conducción más responsable y por tanto una reducción de accidentes.
  4. Facilidad. Compartir coche es sencillo gracias a varios sitios web de contactos entre conductores y pasajeros. Mis dos favoritos en España –soy usuario de ambos- son: Comuto y Amovens.
  5. Confianza. Gracias al registro en línea, puedes saber con anterioridad con quién compartes trayecto e informarte sobre su reputación online (si es un usuario registrado existirán opiniones sobre su comportamiento anterior). Compartir coche es como el autostop de toda la vida pero controlado por mediadores.
  6. Gratis. Los sitios web son gratuitos, no cobran ninguna comisión. El conductor recibe dinero por el importe de los costes pero no consigue ningún beneficio económico.
  7. Distracción. Compartir coche no significa cargar con el incordio de un pelmazo. Escuchar música o ir callados son actitudes aceptables. Pero mis experiencias conociendo car-poolers han sido interesantes en la amplia mayoría de las ocasiones.
  8. Salud. Puedes permitir que otros conduzcan tu vehículo o hacerlo tú durante todo el trayecto. Pero en cualquier caso, compartir el coche reduce el estrés y permite llegar más descansados, al menos a los pasajeros.
  9. Espacio. Las empresas de transporte (aviones, autobuses…) reducen el espacio ofrecido a sus pasajeros con objeto de rentabilizar al máximo sus vehículos. Viajar con cierta holgura es una ventaja del carpooling.
  10. Equipaje. Aunque ésto depende del acuerdo con el conductor, es habitual que puedas transportar por el mismo precio paquetes, bultos, mascotas… Si aprecias tu guitarra, por ejemplo, y no quieres que vaya dando tumbos en el autobús, o llevas una maleta pesada y te cobran sobrepeso en el avión, el carpooling puede ayudarte.
 
El viaje compartido en automóvil comienza a extenderse en España aunque ya es muy empleado en Canadá (cuánto me ayudó Allostop durante mi época estudiantil), Francia (Covoiturage es excelente) y muchos otros países desarrollados. Una de las primeras en llegar a nuestro país fue Viajamos Juntos, iniciativa que en 2004 trajo Berta Riera de su estancia en Alemania. Desde entonces, nuevas aventuras se han emprendido. Y estoy convencido de que han venido para quedarse.
 
Nos acostumbraremos a compartir coche con naturalidad. Incluso hay que plantearse ir algunos pasos más allá: ¿necesita cada persona poseer un automóvil? Me parece que precisamos una reflexión sobre este asunto. Y José F. Aznar aporta un excelente análisis en su blog «Una Economía Sostenible«.
 
Para acabar, si eres quien maneja, cuatro consejos del RACE para una conducción eficiente:
 
  1. No des acelerones ni frenazos bruscos.
  2. Intenta utilizar marchas largas.
  3. En ciudad, baja las ventanillas y apaga el aire acondicionado.
  4. En carretera, sube las ventanillas y utiliza el aire acondicionado.
 
Amigos, esto es muy sencillo: más coches, más polución; menos transporte sostenible, menos vida. Os dejo, me voy a pasear
 

Enlaces de interés: